Mecánica del tratamiento

El funcionamiento del tratamiento químico consiste en la inyección de un producto insecticida-fungicida en el elemento de madera. Este producto, se aplica mediante presión, a través de tacos especiales anti-retorno que dejan que el producto impregne el elemento de madera pero no deja que salga. Con este tratamiento el producto se distribuye en el interior de la madera desde los conductores naturales de la propia madera. Cuando las termitas intentan ingerir el elemento tratado entran en contacto con el insecticida y mueren.

Para evitar que las termitas puedan acceder desde el termitero a la estructura de madera, se realiza una barrera química en los suelos o muros de la planta baja formando de esta forma una zona protegida.

Para poder realizar el tratamiento de barrera se introduce en el suelo un insecticida específico para este tratamiento mediante orificios que se tienen que realizar a cierto nivel de profundidad y distancia entre ellos y el muro del edificio.

Para que un tratamiento anti-termitas funcione es importante asegurarse que el área está tratada y que los diferentes elementos de los que se pueden alimentar están protegidos.

Estos trabajos tienen un plazo de seguridad en el que ninguna persona puede acceder a las zonas tratadas en los plazos fijados en las fichas de seguridad y seguir las recomendaciones que se indiquen por los especialistas.

Determinamos el estado y calidad estructutral de la madera de un edificio o inmueble de forma técnica y fiable. Realizamos un informe técnico con las prioridades de reparación de los fallos estructurales y determinamos si el problema es significativo y las soluciones necesarias según la extensión de los daños.

Solicita información

(*) Acepto la Política de privacidad

(*) Campos obligatorios