Termitas

Termita madera húmeda

La termita de la madera húmeda se alimenta de madera en estado de descomposición como por ejemplo troncos en descomposición, madera enterrada, etc. pero una vez que se asientan y crean su nido pueden atacar otras maderas sanas como estructuras de madera de edificios.

Estos insectos son sociales, esto quiere decir que viven en colonias claramente divididas o especializadas en formas. Una colonia cuando se encuentra en estado de madurez normalmente suele liberar machos y hembras aladas (similares a las hormigas aladas) al final de la primavera hasta el otoño. Tras aparearse se deshacen de las alas y pueden infestar maderos o tocones abandonados o caídos. Estos se convierten en rey y reina de una nueva colonia.

La mayor parte de la colonia está compuesta por ninfas (insectos inmaduros) que son de color pálido y con cuerpos blandos. Estas ninfas realizan las tareas de mantenimiento de la colonia, haciendo un trabajo similar a la termita obrera subterránea. Básicamente estos cuidados se centran en cuidar a los miembros de la colonia, hacer galerías y llevar comida a la colonia. Una vez que estas ninfas alcanzan el estado de madurez se vuelven reproductoras (termitas aladas) o en soldados para defender la colonia. La cabeza de los soldados es más grande y oscura donde tienen una fuerte mandíbula, aunque el cuerpo sigue siendo pálido y blando.

Pudrición blanda. Termita madera húmeda
Madera con pudrición blanda.

La labor de los soldados se centra en defender la colonia de la invasión de hormigas. Dado que tienen unas mandíbulas muy especializadas, los soldados no se pueden alimentar por sí solos, por este motivo dependen de las ninfas. Estas termitas físicamente son más grandes que las termitas subterráneas y que las de la madera seca.

Ya que esta clase de termitas infestan madera con un excesivo contenido de humedad, es muy poco probable que invadan una estructura de un edificio. Sin embargo, se pueden dar causas por las que las termitas de madera húmeda ataque una estructura como por ejemplo existan fugas de plomería, canalones rotos o averiados o nieve acumulada, esto puede dar como resultado que la madera alcance el nivel de humedad necesario para ser atacado por este tipo de termitas.

Tal y como su nombre indica, las termitas de la madera húmeda infestan madera que presente unas condiciones de excesiva humedad, por eso, no es común encontrar estas termitas en estructuras.

Termita madera seca

Las termitas de la madera seca denominadas Criptotermes brevis atacan a las maderas secas, como por ejemplo elementos de carpintería, muebles, estructuras de edificios y obras de arte, etc. Agrandan sus nidos comiendo madera en todas direcciones, dejando las piezas de madera totalmente huecas, aunque en el exterior no se apreciará ningún desperfecto, ni anomalía. Principalmente están ubicadas en las Islas Canarias, aunque de forma más habitualmente también se están encontrando en la península. A diferencia de otras especies de termitas, las de la madera seca hacen pequeñas colonias en el interior de sus fuentes de alimentación.

Normalmente este tipo de termitas no se suelen encontrar en el interior de un edificio atacando a la estructura o los premarcos, aunque este caso se puede dar, cabe resaltar que no es lo habitual. Este tipo de termitas necesita que el interior de la madera tengo un alto contenido en humedad.

Uno de los síntomas más característicos para reconocer este tipo de termitas son los excrementos que dejan cerca de los elementos infectados, con una forma similar a la arenilla. Estos excrementos tienen una forma muy singular, por lo que sí se recogen muestras o mediante una lupa se puede identificar el tipo de termita que es.

El tamaño de las termitas soldado son tres veces mayor que el de las termitas soldado subterráneas.

Las termitas aladas son más fáciles de diferenciar también porque en el cuello tienen un anillo amarillento muy característico.

Madera seca atacada por termitas
Madera seca atacada por termitas

Termita subterránea

La termita subterránea denominada Reticulitermes construye sus nidos en la tierra, ya que dependen de ella para la humedad. En la búsqueda de celulosa construyen túneles de barro llamados chimeneas, ya que con la exposición al aire se desecan. Las termitas subterráneas buscan hacerse camino desde la tierra para alcanzar la madera o cualquier otra fuente de alimento. La celulosa la transforman en almidón gracias a los protozoos existentes en el abdomen de las termitas.

Se alimentan de la celulosa de la madera o de cualquiera de sus derivados como papel, cartón, aglomerados, etc.

El termitero normalmente está ubicado en el subsuelo y puede encontrarse sobre unos 40 metros a la redonda del lugar donde se encuentran los indicios.

Las termitas acceden a la madera de los edificios, estructuras de madera, marcos de puertas, zócalos, muebles, etc. acceden a los diferentes elementos de madera atravesando muros y paredes.

Las termitas se alimentan mediante trofalaxia, esto es transmitir el alimento de un individuo a otro a través de boca-boca o ano-boca. De esta manera también son capaces de transmitirse sustancias para regular el comportamiento del termitero.

Termita subterránea
Termita subterránea

La termita subterránea es difícil de detectar ya que las capas externas de la madera no la rompen por norma general, ya que esta capa les protege de la luz. Este tipo de termitas causan daños en el mobiliario y en la estructura de un edificio. Las termitas obreras son muy similares a las hormigas pero con un color blanquecino.

Es una plaga muy difícil de detectar y con nidos muy bien organizados que destruyen rápidamente estructuras de madera, debido a su voracidad. Los indicios de esta plaga suelen ser chimeneas, ver termitas aladas, cambio de color en zócalos y premarcos o vigas y solivos vaciadas.

Determinamos el estado y calidad estructutral de la madera de un edificio o inmueble de forma técnica y fiable. Realizamos un informe técnico con las prioridades de reparación de los fallos estructurales y determinamos si el problema es significativo y las soluciones necesarias según la extensión de los daños.

Solicita información

(*) Acepto la Política de privacidad

(*) Campos obligatorios